lunes, 27 de junio de 2016

“Mi Amor Eterno”



No podrán las arrugas de nuestros 
cuerpos, impedir que mi corazón te 
siga,…venerando.

Ni tampoco el crespón negro de la 
muerte, nunca,…olvidarte.

Ya que el sol y las estrellas, nos  alumbrarán
 eternamente, con las llamas encendidas, 
para seguir amándote, por siempre,…
”Mi Amor Eterno”.

Caupolicán Leiva Palma
Delfin

¿Volveré alguna vez? (Homenaje a Gloria)

                  

¿Volveré alguna vez a pisar la tierra donde nací, al lado de un río y lleno de hermosos copihues, flor nacional de mi querido país?

No debería abandonar este mundo, sin antes besar el polvo de un lugar maravilloso donde perduran huellas de mis recordados antepasados –seno de mi hogar- donde aprendí de mis padres los verdaderos valores de este mundo: “todos somos iguales y únicos”, que no nos diferencie las razas ni condiciones sociales, ideologías, ni religiones, ya que todos tendremos el mismo final.

En ese lugar las sombras se acurrucaban tras los frondosos árboles, el suelo se llenaba de escarchas, pero al mismo tiempo en una atmósfera cálida  y luminosa.

Fue un tiempo bendito y único, todo se daba, la tierra, el aire y el cielo infinito de un crudo invierno sureño donde los leños chirriaban junto a mi grupo familiar.


En ese rincón del mundo, mi añorado “Padre Las Casas”, conocí a una preciosa niña, quien cautivaba con su mágica voz al interpretar temas en Romané.

Ella era pura y angelical como el mismo alba. Un día el destino quiso que a muy temprana edad abandonara este mundo para nunca más volver. El pueblo enmudeció de pena. Su nombre era “Gloria”, con certeza absoluta estará haciendo honor a su hermoso y significativo nombre, entonando sus inolvidables canciones de ese pintoresco pueblo nómada, que no tienen patria, pero su patria es el mundo entero.

Cómo admirador de estos pueblos nómada, rescato como un ejemplo a seguir que la patria nuestra sea el mundo entero y así no existirían los conflictos que ocurren con tan graves consecuencias.

Caupolicán Leiva Palma.
Delfín.

viernes, 31 de octubre de 2014

Pecador Cegado


Me fui de la tierra un día
al Infierno Pecador 
donde saltando las llamas,
 lo di todo por amor.

Del Infierno pasé al Purgatorio
ya arrepentido de mis pecados,
encontré a Dios con los brazos cruzados.

Solicité al Hacedor un teléfono celestial,
pero él rehusó a tan insólita petición,
cabizbajo emprendí media vuelta 
y prorrogué mi misión.

¿Tal vez debería volver al Infierno y 
sufrir más por amor?
¿Tal vez debería volver al Purgatorio
y comprender mi dolor?

No puedo obligar a que me ames
ni cambiar tu corazón,
entendiendo eso, 
retomé mi pregunta al Hacedor.

Sólo albergaba el silencio 
de un vago amor. 
No había receptor alguno,
quizás debería empezar por valorar y amar lo que soy.

Caupolicán Leiva Palma.
Delfín.

domingo, 29 de diciembre de 2013

¡Bienvenido 2014!

El tiempo transcurre en momentos, momentos que tras su paso definen la vida, con la misma seguridad que conducen a su final. ¿Nos pararemos alguna vez a examinar ese camino? ¿A comprender los motivos por lo que ocurren las cosas?


Con la edad, te percatas, que pocas cosas en la vida, tras el paso del tiempo, logran mantenerse constantes ... Y es por eso que debemos atesorar esos pequeños fragmentos que nos hacen crecer, nutrir y querer regresar.


Once por celebración de la ceremonia de titulación de mi nieto Víctor.

Almuerzo familiar junto a la mayoría de mi familia.


Espero de corazón, mis queridos lectores, que tengan un excelente próximo año y que disfruten esta temporada en familia.

Abrazos sinceros y hasta otro momento.
Caupolicán Leiva Palma.
Delfín I ~





domingo, 10 de noviembre de 2013

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Dedicatorias

A Dios:

Agradezco a Dios, que próximamente celebraré un nuevo aniversario de matrimonio ... serán 54 años, este 3 de octubre ... toda una vida caminando por el sendero de la vida junto a mi querida esposa.


A mi esposa:

¿Recuerdas nuestros años mozos, cuando te iba a esperar a la oficina? Fue en esta época, cuando nos jurábamos amor eterno, cuando nos proyectábamos como la familia que hoy somos. 
Hoy en el presente, vivimos nuestra vejentud ... nuestras manos arrugadas y pecosas, más con nuestra mirada intacta como cuando el tiempo rozaba sin marchitar. 
Querida Celi, te reitero una vez más, ''que te sigo amando; como el primer día en que te conocí''.
Cuando ya no estemos, cuando nuestros cuerpos estén adornados de flores hermosas, en el lugar del eterno descanso, llegarán las aves a visitarnos, nos alegrarán con sus cantos y melodías. No existirá silencio, no existirá soledad ni abandono; estaremos juntos toda la eternidad.


Mi Blog:

Este, mi blog, será mi representante vivo que dejaré a todos mis seguidores, a quiénes hoy agradezco de todo corazón, por visitar mi página y por sus motivadores comentarios ...

Con infinita gratitud,
Delfín I
Caupolicán Leiva Palma




martes, 27 de agosto de 2013

Lado 2-D


¡Saludos mis queridos lectores y muchas gracias por sus visitas!

 Caupolicán Leiva Palma.
 Delfín.